Trufas nativas de Oregon

Ayer visitamos un bosque de Pseudotsuga menziesii, el abeto de Douglas, que es el habitat natural de las trufas que más valor tienen en esta zona del Noroeste de Estados Unidos.
Aquí principalmente recolectan y comercializan tres tipos de trufas:
Tuber oregonense, que es la que podéis ver la foto de arriba. Es la trufa blanca de invierno, que tiene un precio al detalle de 58US$/100gramos.
Tuber gibbosum, la trufa blanca de primavera.
Leucangium carthusianum, la trufa negra de Oregon (en la foto inferior), que fructifica en invierno y es más escasa que las anteriores. Su precio es de 66US$/100gr.
Lo cierto es que estas trufas tienen un intenso aroma cuando estan maduras, que poco tiene que envidiar a las variedades europeas…
La recolección tradicional ha sido rastrillando el suelo, de forma que se reclectan tanto maduras como inmaduras, no obstante, cada vez son más los que usan perros adiestrados y pasan por las truyferas silvestres cada 5 días mas o menos para recolectar las que están en el punto óptimo de maduración. 
Aquí son pocos los buscadores y muchos los bosques de abetos, por lo que la presión es muy baja.
saludos,
Marcos Morcillo
2016-10-16T16:07:12+00:00 Enero 30th, 2012|3 Comments

3 Comments

  1. Anónimo 31 Enero, 2012 at 3:50 pm - Reply

    Y una pregunta. con la cantidad cada vez mayor de plantaciones de Pseudotsuga que hay en el noroeste ibérico,¿no podrían darse por aquí? Al no haber otras trufas no habría problema de contaminaciones.
    Un saludo. Miguel.

  2. Micologia Forestal Aplicada 31 Enero, 2012 at 3:56 pm - Reply

    Tienes razón, pues además crecen en suelos acidos. No obstante estariamos introduciendo especies foráneas y que por el momento sólo tienen mercado en esta zona de EEUU.

    Saludos,
    Marcos morcillo

  3. La trufa de Bellmunt 1 Febrero, 2012 at 11:37 am - Reply

    A mi lo que me interesa mucho es como se lo montan en el plano social, marketing y demás. ¿Son tan cutres como en Sarrión o la cosa está montada al lujo? Por las imágenes parece mas lo segundo. Cuenta, cuenta.

Leave A Comment