¿Hasta que punto tolera la encina trufera el frío?

El invierno pasado en Cataluña tuvimos un mes entero con temperaturas por debajo de 0ºC y con niebla constante. El hielo acumulado día tras día dejó encinas como la de la foto de arriba (izquierda).

Hemos estado visitando estas mismas plantaciones a finales de la primavera y vimos como todos los Quercus ilex han crecido normalmente. Ni siquiera las hojas cayeron después de que el hielo se derrita. (imagen de la derecha de la misma plantación).

El año pasado, en uno de los viajes a Virginia (EE.UU.) pudimos observar problemas de falta de desarrollo con encinas. Falta de crecimiento que los agricultores atribuyen al frío. Sospecho que aquellos Quercus ilex son la subespecie Q. ilex ssp. ilex, menos tolerante al frío que su hermano Q. ilex ssp. ballota (= Q. ilex ssp. rotundifolia).

 

Buscando en la bibliografía encontré varios datos:

En un trabajo español encontró que las temperaturas invernales en el vivero y por lo tanto el endurecimiento durante el primer año condicionarán la tolerancia al frío en el campo.

Las heladas tardías pueden dañar las flores cuando florece cuando las temperaturas entre marzo y mayo se sitúan en un promedio de 20 ° C y 10 horas de luz solar diaria, después de un período de estrés.

Acerca de la germinación de bellota, aunque hay una alta variabilidad desde el origen de la semilla, si la temperatura baja a -12ºC durante una noche, las bellotas no germinan.

No encontraron relación entre la tasa de crecimiento de las plántulas de encina y la tolerancia al frío.

En otro estudio titulado “Variation in cold hardiness and carbohydrate concentration from dormancy induction to bud burst among provenances of three European oak species”, encontró que los valores medios de resistencia al frío en enero fueron -56, -45 y -27 ° C para Q. robur, Q. pubescens y Q. ilex, respectivamente. El roble tolera temperaturas de -22ºC sin daño letal en el 50% de los tejidos, por lo que presenta muy buena resistencia al frío.

 

tolerancia de encina al frío

 

Otros trabajos muestran que las plántulas de Q. ilex ssp. Ballota puede ser resistente a temperaturas entre -8 ° C y -15 ° C. Los mismos autores encontraron que sus resultados eran consistentes con estudios en árboles adultos de especies de Quercus de América del Norte, mostrando valores máximos de resistencia al frío hasta -60 ° C. Calmé et al. (1994) evaluó la resistencia al frío de las plántulas de Quercus rubra (una especie que puede considerarse ecológicamente comparable a Q. robur), originada a 45 ° de latitud norte y encontró valores de resistencia al frío de entre -10 y -20 ° C en otoño.

¿Y cómo funciona esta tolerancia al frío?

Como contraposición a los robles caducifolios, en la especie perenne, Q. ilex, la concentración total de carbohidratos aumentó continuamente de octubre a marzo, lo que sugiere que el invierno es un período favorable para que las especies perennes mediterráneas acumule carbono, indicando que la movilización del almidón a sacarosa acompaña invariablemente el desarrollo de la tolerancia al congelamiento.

La concentración total de carbohidratos está relacionada con la máxima resistencia al frío. La concentración total de carbohidratos representa el grupo de carbono que puede usarse para mejorar la resistencia al frío a través de la hidrólisis a hidratos de carbono solubles o para soportar procesos metabólicos. En el momento del riesgo máximo (enero en hemisferio norte) de lesión por congelación, la mayor parte de la reserva total de hidratos de carbono se hidrolizó a carbohidratos solubles, mientras que hubo una proporción mucho menor de carbohidratos totales que ocurren como carbohidratos solubles en momentos de menor riesgo de daño por congelación (por ejemplo, Octubre), lo que sugiere que los carbohidratos solubles sirven en procesos distintos de los asociados solo con el crecimiento.

 

Saludos,

Marcos Morcillo

Leave A Comment