En octubre pasado realizamos la plantación de los primeros 800 pinos micorrizados con bianchetto (Tuber borchii) en Zumpango, cerca de Ciudad de México, en una zona de suelo calizo y arenoso.
Estos pinos los inoculamos hace ya dos años en unos viveros construidos ad-hoc. Se trata de pino piñonero mediterráneo (Pinus pinea) y pino piñonero mexicano (Pinus cembroides) que también produce piñones comestibles.
México tiene varias trufas nativas y ya existen otros intentos de cultivo de trufas por parte del investigador Gonzalo Guevara en Victoria, con la trufa nativa Tuber regiomontanum y Tuber melanosporum con Quercus polymorpha como árbol huésped.
Otro grupo acaba de publicar las primeras fructificaciones de Morchella tras su inoculación in situ en México. Una técnica prometedora parecida a nuestra Mycoforest technology con la que estamos inoculando otras especies micorrícicas.
Por cierto en mi último viaje a México, Laura Elena Carmona me dio una “Flor de sal con hongo Morilla” excelente, de Bio Fungi Diversidad de Meso América.
saludos,
Marcos Morcillo