Os pongo unas fotografias de las trufas recogidas esta semana en una plantación en el norte de Cataluña. 

Es sorprendente como a veces encontramos estos nidos de trufas, con hasta una docena de ellas, que han llegado a madurar juntas…

Hoy en día, con los nuevos scanners de suelo, podemos monitorizar una trufera y ver en qué momento las trufas se van formando y cómo se desarrollan. Estos aparatos han dado nuevas informaciones sorprendentes: por ejemplo ahora sabemos que las trufas no sólo se forman a finales de primavera, sino nuevas trufas nacen durante todo el verano e incluso a principios de otoño. Y estas trufas de octubre son capaces de madurar correctamente y ser recolectadas en la campaña de invierno como otras que hayan nacido en mayo!
Esto explicaría porque, incluso en veranos tremendamente secos, podemos encontrar algunas trufas en el invierno siguiente: posiblemente éstas nacieran pasado el verano y encontraran condiciones para madurar en poco tiempo.

Estos nidos de trufas se observan con más facilidad allí donde hemos hecho pozos con sustrato orgánico mezclado con esporas. La mejora de la estructura del suelo y el hecho de facilitar con las esporas que los mating types o sexos complementarios se encuentren, provoca encontrar varias trufas juntas, aunque a veces no todas maduras…
En otro post comentaremos algunos resultados del uso de estos sustratos, tan de moda en España.
Estas trufas, por cierto, fueron encontradas por “Fuga”, flamante campeona del último concurso de caza de trufas en la Feria del Berguedà. Enhorabona Toni!
Saludos,
Marcos Morcillo